Portada de la web Alma Mater Hispalense
Historia de la Universidad de Sevilla
Patrimonio histórico-artístico de la Universidad de Sevilla
Las sedes históricas de la Universidad de Sevilla
Historia:

 

El Tagarete y la fábrica de tabaco de Sevilla

El proyecto

desembocadura Tagarete
Torre del Oro, muelle y desembocadura del arroyo Tagarete en el río Guadalquivir, en 1893. (Foto de José Caparró © Fototeca Municipal) Ver hoy

Este riachuelo, del que ya Spannochi decía que "tiene tan poca agua que se queda casi seco, dexando a trechos unos charcos de agua podrida y hedionda, causa de corrupción de aire y mala salud para las casas que le están vecinas...", se encontraba situado entre las fábricas y la muralla. (ver en el plano de Olavide de 1771)

Ya en 1570 el cronista Juan de Mal Lara lo definía como "un arroyo grande, que hace foso a Sevilla, desde la fuente que llaman de Calderón, hasta el río, pasando por de bajo de la puerta de Jerez".

Sobre la irregularidad de su caudal, Mal Lara los describe en bellos términos:

"podíase decir aquí fue río una vez, y otra vez, aquí fue tierra, según suele venir aquel arroyo con las avenidas y compañía de río, y según estaba hecho campo, quitaba la memoria del agua que por allí entra en Guadalquivir".

La insalubridad del arroyo se debía a que, desde hacía siglos, transportaba los residuos industriales que vertían el Matadero, las curtidurías y lavaderos de lana de los barrios de La Calzada y San Bernardo, varias tahonas y la misma fundición de Artillería. Para colmo, los numerosos mosquitos que crecían durante los meses calurosos extendían, en ocasiones, el paludismo.

El ingeniero Ignacio Sala sólo preveia una ligera urbanización del Tagarete. No se planteaba modificar su curso ni, mucho menos, cubrirlo. A pesar de ello, el proyecto resulta en este punto bastante atrevido, por cuanto el riachuelo, aunque encharcado la mayor parte del año, constituía una linea de fricción sobre la que se asomaba uno de los límites más importantes de la ciudad, que llegaba hasta la Torre del Oro.

J. Morales Sánchez no cree tampoco que Sala pensara utilizar el Tagarete como desagüe y cauce de limpieza de las fábricas aunque esto se planteará así "a posteriori".

entubamiento curso arroyo 1775
Plano para canalización del Tagarete, de Ignacio Sala (1730)
Curso del arroyo Tagarete en la Sevilla de 1775 (A. Garcia Garcia 2002)

El proyecto inicial pues no tocaba apenas el riachuelo. Esta circunstancia planteaba, sin embargo, numerosos problemas. El trazado del arroyo, que se separaba unos metros de la muralla, dejaba entre él y las fábricas una restringida "plaza" de maniobras, además de algunos espacios residuales.

barbacana
En esta imagen de las excavaciones de la calle San Fernando en 2004 podemos ver la cara exterior de la barbacana de la muralla de Sevilla, en la que se aprecia perfectamente la erosión provocada por el agua del Tagarete en las crecidas. Obsérvese a mitad del murete la línea de combate del agua.

El propio Sala no tardaría en ser consciente de la necesidad de darles una solución, y llegó a realizar un proyecto de modificación del anterior que, entre otras cosas, hiciera posible la realización de los trabajos precisos. En él, el arroyo quedaba entubado entre las tapias que cerraban las fábricas cuando aquellas se encontraban contra la muralla. Estos cambios conllevarían también el de la hoja de presupuestos, que hubo de ser solicitada.

 

Reforma del Tagarete (siglo XIX)

cubricion Tagarete
Proyecto de cubrición del Tagarete, de Balbino Marrón

Dentro de las actuaciones orientadas a consolidar la conquista sobre lo rural, van a realizarse entre 1849 y 1858 una serie de proyectos sobre entubamientos y reconducciones del Tagarete. Este arroyo, asociado al límite sur de la ciudad medieval, era, debido a sus pésimas condiciones naturales, una barrera que había que salvar en orden a la consecución del paisaje deseado. Los proyectos asociados a esta idea pondrán de manifiesto, a medida que se vayan realizando parcialmente, la necesidad de plantear la soldadura entre un territorio ya en gran medida preurbanizado, y los edificios de la periferia sur.

En la misma línea de reorganización de parajes naturales periféricos para uso recreativo de la ciudad, se mueven las intervenciones realizadas en torno al Tagarete. Como afirma Justino Matute,

"al sitio que ofrecía la llanura desde la Puerta de Jerez hasta el arroyo del Tamarguillo eran las más apetecidas salidas de sus Altezas, por la variedad de los objetos que ofrece la concurrencia de tierra y agua, y en éste la multitud de mayores y menores baxeles que anclados unos y navegando otros, dan una hermosa perspectiva, que unida a la vista de las carrozas ... (y) agregándole la gente de a pie es de lo más lucida de la ciudad" (Matute y Gaviria: Anales eclesiásticos y seculares de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Sevilla, Sevilla, 1828)

Desde la Puerta de Jerez hacia la Torre del Oro existía una importante masa de arbolado que bordeaba el Tagarete ya en 1771, recien acabado el foso de la Fábrica de Tabacos. Ya hemos visto como las actuaciones sobre el arroyo datan de principio de siglo, con la canalización del ingeniero Salas por la calle San Fernando y el posterior arreglo del puente situado sobre la alcantarilla que vertía al Guadalquivir. Este era una puente de madera que en 1726 fue sustituido por otro nuevo ante su inminente ruina, siendo construido por el Maestro Mayor de la ciudad Marcos Sancho.

En la propuesta de encauzamiento y cubrición del Tagarete de Balbino Marrón (1849), el arquitecto municipal, se da el primer paso hacia la solución de su conducción y entubamiento por la zona de la puerta de Jerez, que va a tener interesantes consecuencias en orden a derribar las casas adosadas a aquélla y por tanto, a sanear todo el borde del riachuelo hasta las fábricas de tabaco.

El arroyo Tagarete en la Sevilla de 1870 (Antonio Garcia Garcia 2002)Asimismo se plantea la cubrición del arroyo a su salida de la calle de San Fernando. El entubamiento desde dicho lugar permitió la conexión del perímetro arbolado desde la Puerta de la Carne hasta el vértice más alejado de las fábricas, cuyo alzado lateral servía de directriz para la ordenación.

Por estas mismas fechas, con una propuesta de desviación del arroyo, el ingeniero J.Belló desplaza este antiguo límite hasta una posición en la que conecta con el Tamarguillo, señalando claramente hasta dónde llegaría la apropiación de lo rural.

Por otro lado, en un proyecto más tardío de Balbino Marrón para la cubrición del mismo río en el flanco de los jardines del Cristina, fechado en 1858, se preparaba la escena para el alzado lateral de las fábricas de tabacos.

Caños de Carmona

Tramo final de los Caños de Carmona, atravesando el arroyo Tagarete sobre la alcantarilla de Las Madejas, en el barrio de La Calzada.

 

Este arroyo, aunque de poco caudal, fue importante en Sevilla porque era su límite oriental, así como el Guadalquivir lo fue occidental. Entre ambos, cercaban la ciudad. Adviértase la suciedad flotante.

Actualmente aporta su caudal al Tamarguillo, que fue desviado para desembocar en el Guadalquivir por San Jerónimo.

Caños de Carmona

El Tagarete en una litografía de 1838 de Louis Haghe, sobre un dibujo del británico George Vivian.

Muestra la Puerta de Jerez, totalmente irreconocible. Destaca en primer lugar este riachuelo, entubado poco después, entre 1849 y 1858.

Los juncos y zarzas conferían entonces un aspecto realmente selvático a esta zona de la ciudad. El puente que cruza el arroyo fue objeto de diversas reparaciones, por ejemplo, en 1570 con la venida de Felipe II. El camino que pasa por delante y por el que circula un carro de bueyes era "camino real" y, en consecuencia, intocable, lo que obligó a los arquitectos de la Fábrica de Tabacos a distintos reajustes en el encuentro entre el Colegio de San Telmo y la Fábrica.

litografía Tagarete 1838

 

mapa Sevilla XVII
Trazado del arroyo Tagarete en un mapa de la Sevilla del siglo XVII.

 

arroyo
arroyo
Lo poco que hoy queda del Tagarete se encuentra muy reconstruido en el Parque Miraflores (Sevilla Norte) , donde se ha hecho circular el agua por su antiguo cauce. Antiguamente era un afluente del Guadalquivir; hoy lo es de otro arroyo, el Tamarguillo.

 

 

página anteriorpágina principalel  Tagarete y la Fábrica
Visión General | Las fábricas de tabaco de San Pedro | Diseño de la fábrica | El emplazamiento | El Tagarete y la fábrica | Materiales empleados | Los ingenieros constructores | Van der Borcht | La construcción definitiva | El foso, la capilla y la cárcel | La portada principal | La calle Nueva (San Fernando) | La imagen romántica
  "Historia vitae magistra" (Cicerón) Página personal © Alfonso Pozo Ruiz
Enviarme un correo electrónico Miembro del Comisariado del V Centenario Universidad Sevilla y autor de la sección histórica de la web institucional www.quintocentenario.us.es