Neuroanatomía. Curso 2004-05.

Notas de Clase. Prof. Ambrosiani.

 

SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

 

     Las partes del SNC y periféricos relacionados con la regulación y control de las funciones viscerales se denominan en forma colectiva Sistema Nervioso visceral, vegetativo o autónomo.

     Las reacciones y funciones viscerales son iniciadas principalmente por cambios internos que activan los visceroceptores. Las respuestas viscerales motoras que tienen lugar en los músculos lisos en las glándulas son en gran parte involuntarias e inconscientes.

     Langley (1921) " células y  fibras eferentes viscerales que pasan a tejidos diferentes del músculo esquelético".

     Esta definición rígida limitaba el término autónomo a un sistema de dos neuronas eferentes viscerales con exclusión de las fibras aferentes viscerales.

     Sin embargo las fibras aferentes sensoriales acompañan a las fibras motoras viscerales y forman el enlace aferente en gran parte de los arcos reflejos  viscerales.

 

     El Sistema Nervioso Autónomo (SNA) es la parte del SN vinculada con la inervación de estructuras involuntarias como el corazón, músculo liso y glándulas en todo el cuerpo. Se distribuye por todo el Sistema Nervioso Central y Periférico. El SNA puede dividirse en dos partes; simpático y parasimpático, y en ambas divisiones existen fibras neurales aferentes y eferentes.

 

Algunas de sus funciones:

 

     *SIMPÁTICO: Preparan el cuerpo para una emergencia.

                   -Aceleran la frecuencia cardiaca.

                   -Causan constricción de arteriolas de la

                         piel e intestino.

                   -Dilatan arteriolas del músculo

                         esquelético.

                   -Elevan la presión arterial.

                   -Redistribuyen la sangre que sale de áreas

                         cutáneas e intestinales y queda

                         disponible para el cerebro, el

                         corazón y músculo esquelético.

                   -Dilata las pupilas.

                   -Inhibe el músculo liso de los bronquios,

                         intestinos y pared vesicular.

                   -Cierra los esfínteres.

                   -Provoca erección pilosa y sudoración

                         cutánea.

 

     *PARASIMPÁTICO: Conservan y restablecen la energía.

                   -Reducen la frecuencia cardiaca.

                   -Contraen pupilas.

                   -Aumenta el peristaltismo intestinal.

                   -Aumenta la actividad glandular.

                   -Abre los esfínteres.

                   -Contracción de la pared vesical.

    


     Las terminaciones nerviosas simpáticas y  parasimpáticas segregan una de las dos sustancias transmisoras sinápticas, acetilcolina o norepinefrina. Se dice que aquellas fibras que segregan acetilcolina son colinérgicas; las que segregan norepinefrina se denominan adrenérgicas, término derivado de adrenalina, que es el nombre británico de la epinefrina.

 

     Todas las neuronas preganglionares son colinérgicas tanto en el sistema nervioso simpático como en el parasimpático. Por ello, cuando son aplicadas a los ganglios acetilcolina o sustancias similares a ella, excitarán las neuronas simpáticas y las parasimpáticas posganglionares.

 

     Las neuronas posganglionares del sistema parasimpático también son todas colinérgicas. Por el contrario, la mayor parte de las neuronas simpáticas posganglionares son adrenérgicas; aunque esto no es por completo así, debido a que las fibras nerviosas simpáticas para las glándulas sudoríparas, para los músculos piloerectores y para unos pocos vasos sanguíneos son colinérgicas.

     Así, en general, las terminaciones nerviosas del sistema parasigmpático segregan acetilcolina, y la mayor parte de las terminaciones nerviosas simpáticas segregan norepinefrina.

 

 

Localización de las Neuronas Preganglionares en la medula espinal. La región intermedia de la sustancia gris medular.

 

     Esta región corresponde a la Lámina VII de Rexed ocupa una gran región heterogénea en posición anterior a las láminas V y VI, y se extiende a través de las sustancia gris medular de ambos lados. En esta región se reconocen fácilmente columnas celulares bien definidas. El Núcleo dorsal de Clarke, el Núcleo Intermediolateral el Núcleo Intermediomedial y Núcleo autónomo sacro.

    

     La columna gris lateral, esta compuesta por células pequeñas, muchas con características de células preganglionares autonómicas, que se desarrollan a partir de elementos embrionarios que al principio están situados dorsolateralmente al conducto central. Muchos emigran a una posición lateral y a cierta distancia del mismo; estas células constituyen el grupo intermediolateral. Dan origen a fibras simpáticas preganglionares que salen a través de la raíz ventral y llegan a diferentes ganglios simpáticos por vía del ramo comunicante blanco.

Se extiende desde el VIII segmento cervical o I torácico hasta más allá del II o III lumbar, correspondiendo con toda la región de origen toracolumbar.

 

     La columna intermediomedial esta constituida por neuronas que permanecen cerca del conducto central. Se extiende a diferencia de otras columnas de la lamina VII a lo largo de toda la médula espinal. El núcleo recibe constantemente un número pequeño de fibras de la raíz dorsal de todos los niveles medulares. Se cree que puede recibir fibras aferentes viscerales y servir como estación de relevo en la tranmisión de impulsos hacia neuronas motoras viscerales.

 

     En el II, III y IV segmento sacro un grupo similar de células nerviosas, intermedias en posición es la fuente de las fibras parasimpáticas preganglionares a nivel sacro o pélvico. Esta columna gris parasimpática sacra es lateral al conducto central, en la zona de unión de las bases de las columnas grises anterior y posterior. No muestra  divisiones en partes medial y lateral ni sobresale hacia afuera para constituir una columna intermediolateral al estilo de la toracolumbar.


Componentes funcionales de los nervios raquídeos.

 

     Componentes somáticos.

 

          Eferente somático. Inervación de los músculos esqueléticos son los axones de las neuronas alfa, beta y gamma de la columna gris anterior.

 

          Aferente somático. Transmiten información hacia el SNC, impulsos procedentes de receptores situados en la piel, el tejido subcutáneo, el músculo, las aponeurosis, las articulaciones, etc.; son las prolongaciones periféricas de las células unipolares de los ganglios espinales.

 

     Componente visceral.

 

          Fibras eferentes viscerales preganglionares simpáticas neuronas del asta laterales de los segmentos torácicos y de los dos segmentos lumbares superiores de la médula espinal; se unen al tronco simpático mediante el ramo comunicante blanco correspondiente y se establecen sinapsis con neuronas postganglionares  que se distribuyen por el músculo liso o glándulas.

 

          Fibras eferentes viscerales preganglionares parasimpáticas son los axones de las neuronas que se ubican en la columna gris lateral de los segmentos sacros II, III y IV de la médula espinal, pasan por el ramo ventral y terminan en células ganglionares pélvicas, donde hacen sinapsis. Los axones postganglionares se distribuyen por las paredes de estructuras pelvicas.

 

          Fibras aferentes viscerales, se sitúan en el ganglio raquídeo. Sus prolongaciones periféricas son transportadas por los ramos comunicantes blancos, y tras atravesar uno o más ganglios simpáticos sin interrupción sináptica terminan en los tejidos de las vísceras. Las prolongaciones centrales de las diversas células ganglionares unipolares entran en la médula espinal por las raíces posteriores y forman sinapsis sobre neuronas eferentes somáticas  o simpáticas, normalmente mediante interneuronas, completando arcos reflejos, o hacen sinapsis con otras neuronas de la sustancia gris de la médula o del tronco del encéfalo, dando origen a diversas vías ascendentes.

 

          Tras salir por el orificio de conjunción, cada nervio espinal emite pequeños ramos meníngeos y se divide luego, casi de inmediato, en un ramo dorsal y otro ventral; los dos reciben fibras de las dos raíces espinales.

 


Parasimpático sacro.

 

     En el II, III y IV segmento sacro un grupo similar de células nerviosas, intermedias en posición es la fuente de las fibras parasimpáticas preganglionares a nivel sacro o pelvico. Esta columna gris parasimpática sacra es lateral al conducto central, en la zona de unión de las bases de las columnas grises anterior y posterior. No muestra  divisiones en partes medial y lateral ni sobresale hacia afuera para constituir una columna intermediolateral al estilo de la toracolumbar.

          Fibras eferentes viscerales preganglionares parasimpáticas, pasan por el ramo ventral y terminan en células ganglionares pelvicas, donde hacen sinapsis. Los axones postganglionares se distribuyen por las paredes de estructuras pelvicas.

     Los ramos viscerales que se dirigen directamente a las vísceras pélvicas. Constituyen los nervios esplácnicos pelvianos (nervios pelvianos) y se unen con los ramos de los plexos pelvianos simpáticos. En los puntos de unión y en las paredes de cada víscera existen ganglio diminutos,(ganglios terminales de los plexos pelvianos, así como los plexos mientéricos y submucoso  del colon descendente y del recto). Dichos ganglios  sirven de relés  de las fibras parasimpáticas preganglionares sacras.

     Los nervios esplácnicos pelvianos (nervios pelvianos) inervan el recto con fibras motoras, la pared vesical con fibras también motoras y su esfinter con fibras inhibitorias, el tejido eréctil del pene o el clítoris con fibras vasodilatadoras, y las trompas uterinas y el útero con fibras vasodilatadoras y , tal vez; también inhibidoras.

     Además algunos filamentos procedentes de los nervios esplácnicos pelvianos inervan, a través del plexo hipogástrico, el colon sigmoides, el descendentes, el ángulo cólico izquierdo y la pared terminal del colon transverso con fibras visceromotoras.

 

    

Distribución topográfica, relaciones y significado funcional del sistema ganglionar simpático.

 

Neurona preganglionar.

 

     La columna gris lateral, esta compuesta por células pequeñas, células preganglionares autonómicas, estas células constituyen el grupo intermediolateral de la médula espinal.

     Dan origen a fibras simpáticas preganglionares que salen a través de la raíz ventral y llegan a diferentes ganglios simpáticos por vía del ramo comunicante blanco (por estar sus fibras mielinizadas).

     Se extiende desde el VIII segmento cervical o I torácico hasta más allá del II o III lumbar, correspondiendo con toda la región de origen toracolumbar.

 

 

     Distribución general de los impulsos simpáticos.

T1 a T4

Hacia la cabeza y cuello.

T2 a T9

A la extremidad superior.

T9 a L2

A la extremidad inferior.

C8 a T1

Al ojo.

T1 a T5

Al corazón y los pulmones.

T4 a T9

A los órganos abdominales superiores.

T10 a T11

A las glándulas suprarrenales.

T12 a L2

Sistemas urinarios y genital y a la porción baja del ap. digestivo (riñón, ovarios testículos y órganos pélvicos.

 

     Las fibras eferentes viscerales preganglionares simpáticas se originan en neuronas del asta lateral de los segmentos torácicos y de los dos otros segmentos lumbares superiores de la médula espinal; salen por las raices ventrales y se unen al tronco simpático mediante el ramo comunicante blanco correspondiente y se establecen sinapsis con neuronas postganglionares  que se encuentran en los ganglios paravertebrales o en los prevertebrales para distribuirse por el músculo liso o glándulas.

 

Distribución topográfica de la cadena ganglionar simpática

 

     Los troncos simpáticos son dos cordones ganglionares, situados simétricamente a lo largo de las caras anterolaterales de la columna vertebral, que se extienden desde la base del cráneo hasta el coccix.

     Estos ganglios muestran una gran diversidad de tamaños y densidad de organización. Mientras unos están estructurados y encapsulados como los troncos simpáticos otros constituyen plexos de células y fibras nerviosas como los intramurales intestinales.

 

     Los ganglios paravertebrales están dispuestos de manera segmentaria a lo largo de la superficie anterolateral de la columna vertebral y se hallan unidos entre sí por fibras longitudinales para formar los dos troncos simpáticos o cordones ganglionados.

 

     La porción cervical contiene tres ganglios formados por la fusión de los ocho ganglios segmentarios primitivos.

 

     El ganglio cervical superior, el mayor ganglio paravertebral, esta situado cerca de la segunda y tercera vértebra cervical.

 

     El pequeño ganglio cervical medio suele hallarse cerca de la sexta vértebra cervical, por detrás de la arteria subclavia. Frecuentemente se  fusiona con el primer ganglio torácico para formar el ganglio estrellado.

 

     En las regiones torácicas, lumbar y sacra, los ganglios se hallan dispuestos segmentaríamente. Hay 11 o 12 ganglios torácicos, 3 o 4 lumbares y 4 o 5 sacros. En la parte sacra los dos troncos se aproximan gradualmente el uno al otro y se fusionan en un ganglio coccígeo único a la altura del cóccix.

 

     Los ganglios prevertebrales son masas irregulares de células que se encuentran en los plexos neurales mesentéricos que rodean a la aorta abdominal y a sus ramas viscerales más importantes. Los ganglios prevertebrales mayores son los céliacos, incluidos en una masa de tejido conectivo y fibras nerviosas. (formando el plexo céliaco)

     Los otros son los ganglios aorticorrenales, frénico y mesentéricos superior e inferior: Estos ganglio están íntimamente conectados entre sí por un gran número de fibras nerviosas.

 

Conectividad preganglionar y postganglionar del mismo.

 

     La vía simpática que se dirige desde la medula espinal  hacia las vísceras comprende siempre a dos neuronas, pero nunca se encuentran a más de dos. De tal modo que las sinapsis entre las neuronas pre y postganglionares se establecen en uno u otro ganglio pero no en los dos.

 

     Las fibras que finalizan en los ganglios paravertebrales lo hacen a veces en el primero que entran, o se dirigen hacia arriba o hacia abajo en el tronco simpático, emitiendo colaterales y terminando finalmente en los ganglios vertebrales que están por encima o por debajo del nivel de entrada.

 

     Las fibras que hacen sinapsis en los ganglios prevertebrales no establecen sinapsis en los paravertebrales, sino que pasan simplemente a través de ellos y emergen como nervios esplacnicos.

 

     Las fibras de los cinco primeros nervios torácicos superiores son fibras ascendentes que finalizan en los ganglios cervicales. La mayoría se dirigen hacia el ganglio cervical superior.

 

     El ganglio cervical superior da origen a fibras postganglionares que se distribuyen como ramos grises a:

     1.- Los cuatro nervios craneales inferiores.

     2.- Los tres o cuatro nervios cervicales superiores.

     3.- El nervio cardiaco cervical superior.

     4.- Las arterias carótidas internas y externas, formando plexos alrededor de estos vasos y sus ramificaciones. A través de ellos las fibras postganglionares alcanzan los ganglio autónomos craneanos para unirse a las ramas de los nervios craneales. Estas fibras inervan (ver cuadro).

 

     Fibras aferentes viscerales, se sitúan en el ganglio raquídeo. Sus prolongaciones periféricas son transportadas por los ramos comunicantes blancos, y tras atravesar uno o más ganglios simpáticos sin interrupción sináptica terminan en los tejidos de las vísceras. Las prolongaciones centrales de las diversas células ganglionares unipolares entran en la médula espinal por las raíces posteriores y forman sinapsis sobre neuronas eferentes somáticas  o simpáticas, normalmente mediante interneuronas, completando arcos reflejos, o hacen sinapsis con otras neuronas de la sustancia gris de la médula o del tronco del encéfalo, dando origen a diversas vías ascendentes.


LOCALIZACION DE ALGUNAS NEURONAS AUTONOMAS SIMPATICAS Y FUNCIONES MÁS IMPORTANTES

 

ESTRUCTURA INERVADA

SEGMENTO MEDULAR Asta intermedio lateral. Células preganglionares.

GANGLIO PERIFERICO Células postganglionares

FUNCION

Iris del ojo

C8 - 12

Cervical superior y plexo carótideo

Dilata la pupila. Midriasis

Glándula lacrimal

T1 - 2

Cervical superior y medio

Poco o ningún efecto sobre la secreción.

Glándula submaxilar y sublingual

T1 - 3

Cervical superior y medio

secreción reducida en cantidad y viscosidad.

Glándula parótida

T1 - 3

Cervical superior y medio

secreción reducida en cantidad y viscosidad.

Glánd. sudorípara de cabeza, cuello, tronco y miembros

T1 - 3

3 gang. simpáticos cervicales.

estímula la secreción (fibras colinergicas).

Bronquios

T1 - 5

simpático cervical inferior y torácico

dilata el lumen.

Corazón

T1 - 5

3 simpat. cervicales y toracicos 1 - 6.

acelera la frecuencia aumenta la contracción ventricular.

Esófago

T1 - 6

4 - 6 simpáticos Toracicos.

Inhibe la secreción y motilidad intestinal.

Estómago, Intestino delgado colon ascendente y transver.

T5 - 11

ganglio céliaco y mesenterico superior

Inhibe la secreción y movilidad  gastrointestinal

Colon descendente y recto

T12 - L3

gang. simpático lumbar y mesentérico inferior

 contrae los esfinteres gastrointestinales.

Organos sexuales

T10 - L2

gang. simpático lumbar sacros y mesentéricos inf.

Contracción de conducto deferente, vesicula seminal, musculatura prostatica y uterina; vasoconstricción.

Vejiga Urinaria

T12 - L2

gang. simpático lumbar y mesentérico inferior.

relaja la pared vesical. contrae el esfínter int. inhibe el vaciamiento.

Glánd. sudorípara y vasos sanguíneos de la ext. inf.

L1 - 2

gang. simpáticos lumbar y sacro.

contrae.

 


Significado funcional.

     El neurotransmisor de la unión entre la neurona postganglionar y el efector es la norepinefrina (noradrenalina), una catecolamina que se desactiva lentamente; por esta razón el sistema nervioso simpático se denomina adrenergico, y sus fibras postganglionares fibras adrenergicas o noradrenergicas. El sistema nervioso simpático esta estructurado para actuar como una unidad total durante un periodo sostenido de tiempo; de esta manera el efecto de las catecolaminas puede ser amplio y duradero. Factores anatómicos y bioquímicos contribuyen a esta prolongada acción unitaria. La amplia distribución y la actividad sostenida se deben a los siguientes factores:

     1) cada neurona preganglionar con axón corto hace sinapsis con muchas neuronas postganglionares, cada una de ellas con axon largo que hace conexiones con muchos neuroefectores.

     2) el neurotransmisor se desactiva lentamente.

 

El sistema nervioso simpático no es fundamental para la vida, pero resulta indispensable para la producción de reacciones adecuadas a la fatiga y la tensión. 

 

Modelo. ACTUACIONES DEL SISTEMA NERVIOSO VISCERAL SOBRE SISTEMAS ORGANICOS. La reproducción. El coito.

(Para comprender este apartado debe repasar brevemente la anatomía de los genitales masculinos y femeninos)

 

Estímulo neuronal.

     Lograr con éxito el coito depende tanto en un sexo como en otro de una estimulación psíquica y de una estimulación sexual local.

     La fuente más importante de impulsos para iniciar el acto sexual masculino es el glande del pene, que contiene un sistema sensitivo de órganos terminales muy organizados, transmisores hacia el SNC de una modalidad muy especial de sensación que pudiera denominarse sensación sexual.

     La acción de masaje sobre el glande en el curso del coito estimula los órganos terminales sensitivos.

     Pueden penetrar también impulsos en la médula espinal procedentes de zonas vecinas del pene para ayudar a estimular. (Epitelio anal, escroto, estructuras perineales).

     La irritación de estructuras como la uretra, vejiga, próstata, vesículas seminales, testículos y conductos deferentes pueden aumentar el deseo sexual. "impulso sexual".

    

     La estimulación local en la mujer ocurre en forma muy parecida a como se produce en el hombre, el masaje, la irritación, u otros tipos de estimulación perineal, los órganos sexuales, y las vías urinarias, crean sensaciones sexuales.

 

     El clítoris es particularmente sensible para iniciar sensaciones sexuales.

 

     La acción de masaje sobre el glande y el clítoris en el curso del coito estimula los órganos terminales sensitivos, y las sensaciones sexuales, a su vez, siguen por los nervios pudendos, de allí a través del plexo sacro hacia la porción sacra de la médula espinal, y, finalmente, subiendo por la médula a zonas indefinidas del cerebro.

    

     Elementos psíquicos. Los estímulos psíquicos adecuados pueden aumentar considerablemente la capacidad de una persona para llevar a cabo el coito.

     Simples pensamientos sexuales, o incluso sueños en los cuales se esta efectuando el coito puede hacer que se produzca una eyaculación "emisión nocturna" especialmente entre los 10 y 20 años de la vida.

     Aunque generalmente intervienen factores psíquicos desempeñando un papel muy importante en el acto sexual masculino, y de hecho pueden iniciarlo, probablemente el cerebro no sea necesario para llevarlo a cabo.

     Una adecuada estimulación genital puede producir eyaculación con una sección de la médula espinal por encima de la región lumbar.

     Por tanto el acto sexual masculino es un mecanismo reflejo integrado en la médula espinal, que puede iniciarse por estimulación psíquica o verdadera.

 

     En la mujer los factores psíquicos son más difíciles de establecer. Las hormonas sexuales parecen ejercer influencia directa sobre la mujer para crear el impulso sexual. Los factores sociales y educacionales pueden influir negativamente en el impulso sexual femenino, pudiendo aparecer la frigidez cuando tenga poco o ningún impulso sexual. Cuando es al contrario   impulso sexual más intenso, dependerá del equilibrio entre factores naturales  y el entrenamiento previo.

 

     Erección es el primer efecto de la estimulación sexual masculina; el grado de erección es proporcional al grado de estimulación psíquica o física.

 

     La erección es producida por impulsos parasimpáticos que siguen por los nervios erectores desde la porción sacra de la médula espinal al pene. Estos impulsos parasimpáticos dilatan la arteria del pene, permitiendo que la sangre arterial circule a presión  hacia los tejidos eréctiles del pene, los cuerpos cavernosos y esponjosos. Normalmente se hallan bastante vacíos. El pene se vuelve duro y alargado. El preservativo se coloca en este momento. Coito seguro.

 

     En la mujer, localizados en el vestíbulo y extendiéndose hasta el clítoris, hay tejido eréctil casi idéntico al pene. Esta inervado de la misma forma por el parasimpático que siguen los nervios erectores del plexo sacro. El parasimpático produce en las primeras fases del coito la dilatación de las arterias de los tejidos eréctiles. El vestíbulo aumenta en uno o dos centímetros en longitud y se estrecha alrededor del pene. El clítoris de esta forma se aproxima al pene durante la penetración.

 

 

     Lubricación. Los estímulos parasimpáticos provocan en el hombre además de la erección, la producción de moco por las glándulas de Littré y las glándulas bulbouretrales. Este moco sigue por la uretra durante el coito para ayudar a la lubrificación. La mayor parte de la lubrificación del coito es femenino. Sin buena lubrificación el coito no tiene éxito. El coito no lubricado produce dolor que inhibe las sensaciones sexuales en lugar de estimularlas.

 

     El parasimpático en la mujer también produce secreción glandular especialmente las glándulas vestibulares de Bartolino, situadas por detrás de los labios menores, provocando la secreción de moco inmediatamente por dentro del vestíbulo. Junto con las grandes cantidades de moco producido por la mucosa vaginal, explican la adecuada lubricación durante la cópula. En una vagina seca en lugar de producir una sensación placentera produce una sensación irritante e inhibidora.

 

     La sensación de masaje producirá en ambos sexos el tipo óptimo de estimulación que culminaran el orgasmo en los dos.

 

     Eyaculación. Constituye la culminación del acto sexual masculino. Cuando el estímulo sexual resulta extraordinariamente intenso, los centros reflejos de la médula empiezan a mandar impulsos simpáticos rítmicos que abandona la médula en L1 y L2 y pasan a los órganos genitales siguiendo el plexo hipogástrico para causar eyaculación.

     Comienza con contracciones peristálticas en testículos, epidídimo y conducto deferente, que expulsan los espermatozoides hacia la uretra interna. Simultáneamente se producen contracciones rítmicas en las vesículas seminales. La capa muscular de la próstata se contrae al mismo tiempo  para expeler el líquido seminal y prostático junto con los espermatozoides. Estos se mezclan con el moco secretado por las glándulas bulbouretrales; formando el esperma. Emisión.

     Luego, impulsos nerviosos rítmicos son mandados desde la médula siguiendo los nervios pudendos a los músculos estriados que rodean la base del tejido eréctil y al perine, causando aumentos rítmicos de presión , que exprimen el semen desde la uretra al exterior. Eyaculación verdadera.

 

     Orgasmo femenino. Cuando la estimulación sexual es la adecuada y máxima, y especialmente cuando las sensaciones locales van acompañadas de impulsos adecuados condicionados del cerebro, se inician mecanismos reflejos que producen el orgasmo femenino o climax.

     Durante el orgasmo la musculatura perineal en la mujer sufre contracciones rítmicas, lo cual depende de reflejos espinales  similares a los que provocan la eyaculación del hombre. También es posible que los mismos reflejos aumenten la motilidad del útero y de las trompas de Falopio durante el orgasmo ayudando a transportar el esperma hacia el huevo, aunque la información es poca.