Volver a la página principal

Evaluación y Diagnostico de las Relaciones Familiares. El concepto de salud familiar.

Los criterios de salud familiar son un recurso de gran utilidad para conocer los sistemas familiares. Desde un concepto de "familia normal", hasta el de "familia feliz", pasando por los de familia adaptada, sana y funcional, podemos hablar con las familias para facilitar perspectivas menos exigentes con respecto al funcionamiento general de la misma cuando está afectada por una enfermedad como el asma.

En muchas ocasiones se solapan los criterios de normalidad biológica, psicológica y social con otros criterios más ideales y normativos de salud. La familia sana, normal, adaptada, funcional y feliz, serán puntos de partida para colocar la enfermedad en su lugar sin dañar a los miembros de la familia.

Se estudiarán los criterios de estructura familiar, expresión de afectos, autonomía de sus miembros y liderazgo para comprender la dinámica relacional.

Como resumimos en el siguiente esquema es importante tener en cuenta a la familia para ayudar al enfermo con asma por diversos motivos:

La lealtad en los sistemas familiares y la incondicionalidad como han destacado muchos terapeutas familiares (Boszormengy-Nagy, 1976; Framo 1994), puede contribuir de manera notable al bienestar de los pacientes con asma o por el contrario movilizar el sistema hacia maniobras que tomarán los síntomas asmáticos como un refugio para otros conflictos no resueltos. El papel de los cuidadores principales, que en muchos casos es la madre, y el apoyo de otras figuras serán de suma relevancia para el trabajo preventivo en los sistemas familiares afectados por asma. La mayor parte de las pruebas de relaciones familiares han evaluado varias áreas de sumo interés para el trabajo terapéutico. En el esquema siguiente resumimos algunas de ellas que de manera especial han sido destacadas por los trabajos de Beavers y Olson.

La composición de la familia, su especial estructura será un área prioritaria a tener en cuenta. La existencia o no de abuelos/as para el cuidado, así como la existencia de separaciones/divorcio en las familias con asma será un dato a tener en cuenta. Al mismo tiempo el grado de autonomía de sus miembros será un factor de suma relevancia para las tareas de prevención, seguimiento y autocuidados de los pacientes adolescentes con asma. La expresión de los afectos tiene una relación muy importante en los procesos asmáticos. Las capacidades de la familia para negociar muchos aspectos de la vida condicionada por el asma será clave para conseguir el bienestar del grupo.

El buen funcionamiento familiar supone el establecimiento de límites adecuados, normas y pautas de funcionamiento adecuadas, la familia se rige por valores, participan activamente en las tareas y actividades sociales, tiene confianza en si y en el exterior, se brindan ayuda y apoyo, se aceptan los unos a los otros y existen acuerdos entre los padres, entre otras muchas que se han recogido en la literatura sobre la salud familiar.